Pintura temple

Conocida por definir el estilo gótico, la pintura al temple o témpera es una técnica que nuestros pintores expertos conocen muy bien y es ideal cuando se quiere lograr un color suave en tonos pasteles que perdure en el tiempo.

Se caracteriza por ser una mezcla de agua (disolvente), cola y caseína, yeso o cualquier grasa animal (aglutinantes) que puede venir en pasta o en polvo y al combinar se logra la consistencia adecuada dependiendo del trabajo de pintura que se va a realizar.

Nuestro equipo de pintores de Madrid está acostumbrado a usarla para decorar interiores debido a que su naturaleza presenta ciertas limitaciones como no ser apta para exteriores. Sin embargo, presenta muchas ventajas, como ser una pintura económica que ofrece resultados duraderos, es de fácil aplicación, no tiene olores fuertes y el acabado es fino, delicado y con un efecto mate.

pintura al temple

¿Dónde se aplica y dónde no?

Nuestro equipo de pintores aplica esta técnica en espacios interiores con superficies de yeso o cemento, puesto que es una pintura porosa que no está hecha para condiciones exteriores. Nosotros la utilizamos de forma directa para lograr que la pared o el techo pueda transpirar, lo que resulta conveniente en techos que están en la cocina y en el baño.

A diferencia de otras, la pintura al temple no es lavable, por lo que no podemos recomendarla para ambientes que suelen ensuciarse. Tampoco es aconsejable utilizarla en paredes que tengan un acabado en pintura plástica o en superficies no tratadas, porque se distinguen por su poca adherencia, haciendo necesaria una imprimación previa a su uso.

Herramientas y cómo se usa

Nuestros pintores están familiarizados con los retos que puede presentar la pintura al temple. Para lograr resultados rápidos y profesionales, hacemos uso de rodillos, brochas y pulverizadores. Como solo puede lograrse un acabado mate fino, podemos incorporar tintes de colores pastel para evitar que se torne amarilla con el tiempo.

Con nuestra experiencia, la aplicación es bastante sencilla, ya que solo requiere ser diluida con agua para conseguir la consistencia adecuada para utilizarla. La pared a decorar usualmente necesitará de un par de capas finas con sus respectivos tiempos de secado, que oscilan entre 2 y 4 horas (dependiendo de la ventilación).

La pintura al temple no es la más utilizada, pero esto no le resta belleza a los resultados que nuestros pintores profesionales pueden obtener con excelentes acabados y a un menor coste. No dudes en contactarnos, responderemos todos tus interrogantes para que selecciones la pintura adecuada para tu espacio.