Pintura lacada

La pintura lacada ha sido diseñada para impermeabilizar, dar brillo y evitar el desgaste en zonas que suelen ser propensas a manchas, desgaste, roces y salpicaduras. Por ser fácil de limpiar y debido al aspecto brillante de su acabado, a menudo recomendamos su aplicación en aberturas, conductos de evacuación, piezas sanitarias, bañeras, cielos rasos, muros, entre otros.

Muy popular por su versatilidad, se emplea en diferentes superficies que desde barnizado y lacado de muebles, artículos de madera, hasta incluso metales, vidrio e hormigón. Dadas sus propiedades, se ha extendido su aplicación a superficies exteriores e interiores que necesitan protección y un acabado duradero.

Debido a su popularidad se cree que su aplicación es sencilla, sin embargo, la técnica de aplicación es compleja y requiere pasos previos para preparar la superficie y de este modo estar seguros de que el acabado será el esperado. Nuestros pintores en Madrid se encuentras especializado en esta y otras técnicas complejas, por lo que puede estar seguro que los resultados serán los más satisfactorios.

pintura lacada

Tipos de laca o esmalte

Lo que debes saber sobre esta pintura, es que existen 2 tipos generales: las hechas con aceite y las que son a base de agua. Entre estas categorías, encontramos las siguientes variedades:

  • Sintéticos

  • Acrílicos

Los esmaltes sintéticos: Compuestos por resinas alquídicas, son más flexibles y resistentes a roces, raspaduras y golpes. Los recomendamos para mobiliario y otros artículos de uso frecuente. Hay que diluirlos con un disolvente o con aguarrás mineral, por lo que tardan más en secarse. También los hay de poliuretano que pueden ser mono o bicompuestos, diseñados para la intemperie y rayones. Esta pintura suele tener un acabado más suave y duradero.

Los esmaltes acrílicos: Aunque son menos resistentes que los sintéticos, pueden diluirse con agua, secan mucho más rápido y no despiden olor. Para limpiar las herramientas de trabajo solo hace falta usar agua. Este tipo de pintura es fácil de trabajar y puede limpiarse sin problema.

Entre las herramientas más habituales que cuentan nuestros pintores profesionales para su aplicación, disponemos de brochas, rodillos, spray o pulverizadores y pistolas de pintura.

Aplicación de las pinturas lacadas

Aunque con la pintura lacada o de esmalte se pueden lograr distintos acabados como: metalizado, satinado, brillante o mate, nuestros pintores poseen la técnica requerida para conseguir el efecto que deseas. Para un resultado impecable, nosotros aplicamos a la pared una capa de imprimación a base de aceite para corregir las imperfecciones de la superficie, dándole más uniformidad y adherencia a la pintura.

Por lo que si considerando un nuevo proyecto y necesitas que esa reforma o decoración cuente con un acabado profesional, nuestros especialistas pueden garantizártelo. Cuentas con la comodidad de poder consultarnos sobre cualquier detalle porque además te ofrecemos asesoría personalizada sin compromiso.